lunes, abril 10, 2006

Brian, The Guide.

Hemos estado Roci y yo en el Jardín Botánico. Había un pequeño deadline para llegar a la visita guiada a las 1430. Me la perdí la vez que estuve antes porque fue sábado. A la hora indicada, ahí estabamos en el hall esperando la múltitud. Nadie. Multitud, multitud tampoco esperaba pero si el típico grupo de interesados que cuando leen el cartel de "Guided Tours Sunday 14:30" se dicen a si mismos: Pues mira que guay, luego venimos". Nadie. Extrañados preguntamos si estamos en el lugar correcto a lo que nos dicen que: Si, vamos a esperar si viene mas gente. La visita normalmente no se realiza si no hay un grupo mínimo". Comprensible. Pasan los minutos y nadie se para a preguntar o a formar grupo. Cuando estamos a punto de largarnos porque no había mas que hacer, un chiquito joven que estaba sentado delante un un ordenanor en el mostrador nos dice en ingles: "If you want we can do the Guided Tour, pero solo si hablamos un poco en español..." El jove, que vendrío a llamarse Brian, hablaba un español con marcado acento latino. "Normalmente no hacemos Tours para tan pocas personas, pero si hablo español con ustedes, podemos hacer una excepción".. Y allá que nos enrolamos en una visita guiada que se parecía más a un paseo con un amigo que sabe sobre el tema y trabaja en el jardín botánico que otra cosa.

Hemos aprendido que el Jardín Botánico tiene cerca de 200 años de antigüedad y que su estructura permanece identica desde hace más de 50 años; que las sequoias, además de ser los árboles más grandes en el mundo, tienen la corteza blanda porque antes de plantar las semillas éstas se tienen que quemar; que el Yew Irlandés es una planta nacional mitológica y ceremonial y tiene forma del pelo de Bart Simpson; que hace 10 años descubrieron una planta en Australia cuya única prueba anterior era un fósil y sólo se puede llegar por helicóptero, con los ojos vendados y desintoxicado para no modificar el entorno; que los dos edificios de cristal que albergan las plantas han sigo galardonados con 1os premios europeos,; que en el parque las ardillas rojas, de origen americano, han expulsado a las grises, de origen irlandes; que hay un árbol enfermo que llevan 10 esperando a que muera y caiga; que ...

Acaso no vale la pena...? Cuanta gente saldrá del jardín sin haber valorado todo lo que el jardín estaba dispuesto a ofrecerle. A veces, simplemente no le sacamos provecho a las cosas y luego nos quejamos.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

"Acaso no vale la pena...? Cuanta gente saldrá del jardín sin haber valorado todo lo que el jardín estaba dispuesto a ofrecerle. A veces, simplemente no le sacamos provecho a las cosas y luego nos quejamos."

totalmente de acuerdo, aunque valora tambien la belleza del silencio y el tiempo sentado en un jardin escuchando el lenguaje de las plantas sin importar quien lo construyo o lo planto, al fin y al cabo todo tiene su historia.

brahim dijo...

esta estupendo con sus jardines lo cuenta estupendamente

elgaelo dijo...

Valorar la belleza del silencio o escuchar el lenguaje de las plantas también es sacarle provecho...distintas percepciones, ambas validas y enriquecedoras!

ps: con el frio que hacía, no había dios que estuviera sentado escuchando nada, jajajaja!!